3

minutos de
lectura

Una tendencia que le hará bien a tu bolsillo

La “vida frugal” es lo opuesto al consumismo. Gana seguidores todos los días: identifícala para que analices si te gustaría sumarte a este estilo de vida

El diccionario define frugal así: comer y beber con moderación; sobrio, parco, sencillo, poco abundante. Esta palabra -que se escribe igual y significa lo mismo en inglés- se usa cada día más en las asesorías de finanzas personales, y ya es considerada un estilo de vida.

Es pariente del minimalismo. Se trata de tener todo lo básico y necesario, pero en cantidades moderadas. Sin derroches ni desperdicios.

Estos son solo algunos ejemplos del desperdicio cotidiano. El planteamiento de la tendencia “frugal”, que también le dicen “vida sencilla” se reporta desde el Estoicisimo*, movimiento filosófico del 301 AC, que proponía alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de los bienes materiales. Propuesta que se ha manejado en los siguientes siglos por distintas religiones.

En los últimos cinco años se le ha retomado como un ideal de vida, a la par que el minimalismo se ha expandido como tendencia decorativa. Lo que se busca es ser financieramente inteligente: gastar menos de lo que se gana, lograr la seguridad económica basada en el ahorro y la inversión, no desperdiciar recursos ni acumular bienes frívolos.

En el libro “Vida frugal: cómo economizar dinero y vivir más con menos”, de Samanta Rodríguez (editorial Babelcube) encontrarás recomendaciones como que al hacer tus compras de objetos duraderos prefieras la calidad que la cantidad: adquirir cosas que duren más. Di no a la cultura de lo desechable.

De igual forma, que vivas en una casa austera, ya que el exceso de objetos te hará gastar más en mantenimiento y almacenamiento. Pasa más tiempo y desarrolla más actividades en tu casa: disfrutarás sin gastar de más.

Usa tus productos hasta la última gota, para que evites el desperdicio.

Esta tendencia es sana para las finanzas personales y para el planeta, pues implica generar menos basura y aprovechar mejor cada recurso. ¿Te animas a seguirla?

Fuentes:  Boeri, Marcelo D. (2004). Los estoicos antiguos. Santiago de Chile: Editorial Universitaria. y Mintnotion, de Eden Ashley.