4

minutos de
lectura

Tú ahorras, tu otra mitad gasta, ¿cómo conciliar?

Les gustan cosas similares, el sushi, hacer ejercicio y viajar. Pero las coincidencias terminan cuando analizan los gastos que han hecho. ¿Gastador o ahorrador, qué rol juegas con el dinero en pareja?

Uno, planea sus finanzas, le gusta ser puntual pagando sus créditos, solo gasta cuando hizo el ahorro necesario, y su prioridad es crecer el fondo de emergencia. El otro, cree que es momento de renovar la sala, cambiar el coche y le encanta salir los fines de semana fuera de la ciudad.

Aunque por lo general las parejas pueden estar de acuerdo en grandes compras, es posible que en la dinámica diaria haya importantes discrepancias en la manera en que se gastan los ingresos familiares.

Si ustedes atraviesan por ese caso, dejamos algunas recomendaciones que facilitan llegar a acuerdos para tener una vida financiera feliz, entre los dos.

1. Planeen compras que no representan una necesidad

Cuando se trata de hacer grandes adquisiciones que no representan necesidades para el hogar, el primer paso es que, en conjunto, se aseguren de que esa decisión no pondrá una presión sobre sus finanzas. Si es así, no significa que no puedan hacerlo, sino que deben trabajar en un plan especial de ahorro y esperar un tiempo.

Ahora bien, si solo tú quieres realizar esa compra, debes ahorrar de forma independiente para ello.


2. Establezcan reuniones mensuales de dinero

Cada mes siéntense a hablar de sus finanzas. Será el momento para charlar sobre una compra grande que cualquiera de los dos tenga en mente. Hagan de esta reunión algo ameno, con una rica cena, por ejemplo.





3. Tiempo fuera

Después de haber discutido una compra o proyecto relevante, tómense algunos días para evaluar por su parte. Investiguen, comparen, prioricen y planeen cuál sería la mejor forma de pagar la compra, si con ahorros, a crédito o una mezcla de ambos. Después de haber hecho esta tarea vuelvan a sentarse para decidir.




4. Juntos, pero no revueltos

Los expertos financieros recomiendan que las parejas tengan cuentas bancarias conjuntas e independientes. Tener al menos un poco de dinero discrecional, da margen de maniobra para ahorros extras o para una escapada a un spa, sin afectar el ingreso familiar.




5. Transparencia

Deben ser muy honestos sobre sus ingresos y deudas personales. Tener secretos financieros daña los planes como pareja.





No se trata de intentar cambiar los hábitos del otro, sino de lograr el equilibrio que les permita respaldar su salud con seguros, también asegurar su casa y formar un patrimonio sólido, con un buen ahorro para imprevistos y un plan conjunto de retiro. Eso sí: todo con mucho amor.