6

minutos de
lectura

Retiro responsable

Ofrecer esquemas de jubilación que aseguren la calidad de vida de tus empleados es un reto para las organizaciones.

Todo empresario ético y responsable desea jubilar a sus empleados más leales en las mejores condiciones económicas para asegurarles una vejez tranquila, pero esto no será posible sin un plan de retiro a la medida.

¿Cómo puede obtener una empresa los recursos suficientes para incrementar el monto de jubilación de sus empleados? La respuesta está en planear, ahorrar y elegir un plan de pensiones a la medida. Estos planes de ahorro  tienen el objetivo de complementar el monto que recibirán quienes estén cotizando en un esquema de seguridad social como el IMSS o el ISSSTE.

Después de los 60 años, un trabajador puede retirarse. Al momento de la jubilación tendrá a su disposición los recursos de su cuenta de ahorro para el retiro, pero esto no será suficiente porque se estima que la tasa de reemplazo salarial para quienes comenzaron a cotizar después del 1 de julio de 1997 será del 30% del último ingreso percibido. Es decir,  si ganaba 10 mil pesos mensuales, al momento de retirarse tendrá una pensión de 3 mil pesos.

Por esto es importante que las empresas consideren proporcionar un plan de ahorro para el retiro de sus empleados, ya que esta prestación será un respaldo importante para complementar el monto de su pensión por jubilación.

Analiza tu inversión

La selección del plan de retiro se hace con base en las necesidades del empleado y las condiciones de la empresa a la que pertenece.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) reconoce tres esquemas de pensión para los trabajadores: beneficio definido, contribución definida e híbrido o mixto. Estos son los detalles de cada uno para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades o a las de tus empleados:

Contribución definida. El beneficio a la jubilación es variable. Se compone de las aportaciones de la empresa o el empleado y de los intereses generados. El plan no paga un beneficio específico al momento de la jubilación, pero permite ahorrar en una cuenta con impuestos diferidos, por lo que las personas más jóvenes obtienen mayores beneficios. En este esquema pueden aportar tanto el trabajador como la empresa y ambos comparten el riesgo.

Beneficio definido. Este plan establece un monto específico de dinero que el trabajador recibirá al momento de su retiro. El costo se definirá a través de fórmulas, con base en criterios como el tiempo trabajado para la compañía y el salario. El empleador absorbe el riesgo de estos planes y los beneficios dependerán del salario y de los años de servicio.

Híbrido o mixto. Es una combinación de las anteriores modalidades. Bajo este esquema, las obligaciones de la empresa no están limitadas por el monto que acuerda contribuir al fondo, por tanto, puede hacer aportaciones adicionales. En este plan los beneficios dependen del saldo acumulado en la cuenta individual de cada trabajador, que tiene una garantía de beneficio mínimo en la jubilación.

Enfrenta lo inevitable

La elección del plan de retiro para los trabajadores depende de factores como visión del negocio, objetivos, cultura empresarial y situación económica de la empresa. Cada compañía debe planificar la estructura del plan de pensiones que mejor se apegue a su cultura, objetivos y filosofía, dice una investigación del Centro de Estudios Actuariales del ITAM. El nivel de ahorro para el retiro en México es bajo, aunque va en aumento.