6

minutos de
lectura

Previsiones de una familia madura

Cómo proteger a padres y cuidadores senior, con hijos adolescentes

Una definición médica plantea que la salud familiar depende de la habilidad de los miembros que la integran para atender sus necesidades emocionales, económicas y sociales. Las familias saludables tienen esperanza en el futuro, confianza en los demás y sienten curiosidad acerca de lo que la sociedad puede ofrecerles1.

Hoy, conversaremos de las necesidades de protección económica para una familia cuyos integrantes adultos pueden oscilar en edades de entre 40 y 70 años de edad, y que también tienen a su cargo a adolescentes.

Las necesidades materiales básicas son las mismas que en otras etapas de vida: alimentación, vivienda, educación, salud, entretenimiento. Cubrir cada uno de estos aspectos es el reto diario que debe reflejarse en la administración de un presupuesto que considere los ingresos, controle los gastos y distribuya los ahorros e inversiones.

Si todavía no tienes alguno, en este blog de Seguros Monterrey encontrarás varias alternativas.

Por ahora, revisemos qué tipo de previsiones (a futuro) debe considerar una familia con estas características:

Seguros de Gastos Médicos

Se trata de una pieza fundamental para esta familia. En términos generales, conforme las personas van envejeciendo requieren de visitas al médico con mayor frecuencia. Análisis de laboratorio, tratamientos y, en ocasiones, cirugías, son de lo más común.

Idealmente, un seguro que cubra los gastos más fuertes e inesperados en este rubro habrá sido contratado años atrás, para generar un historial y antigüedad que beneficiará, en costo y renovación, a los usuarios.

Si no se ha hecho así, es quizá la última estación para adquirirlos, ya que en la vejez será difícil encontrar una aseguradora.

Los adolescentes, en términos generales, gozan de buena salud. Pero pueden tener mayores posibilidades de percances físicos.

Ahorro para pensionarse

Los adultos de una familia madura en esta fase estarán en plenitud de su vida productiva. Pero quizá están ya a la mitad de la misma, o más cerca de la etapa de jubilación.

El ahorro voluntario, complementario y sistemático, también se volverá imprescindible para crear, en la mayor medida posible, las mejores condiciones económicas en los tiempos del retiro.

Seguro de vida

Si bien el momento adecuado para contratar un seguro de vida es cuando una persona se casa y, especialmente, al nacer su primer hijo, quienes no han contratado esta protección encontrarán en esta etapa de vida que resulta cada vez más importante, pues el patrimonio ha crecido, y los dependientes económicos también.

Se acerca la independencia

Los adolescentes, por su parte, estudiarán a nivel profesional2. Algunos combinarán estas tareas con sus primeros empleos. Para ellos llegó el tiempo de ahorrar para crear una estructura que les servirá para independizarse de la casa familiar.

Ahorrar e invertir en productos financieros formales que ofrezcan rendimientos por encima de la inflación será la base para que puedan independizarse con tranquilidad y tener mejores perspectivas para la calidad de vida.

Lo más conveniente es prever esta etapa familiar antes de estar inmerso en ella: eso dará un mayor margen de maniobra para planear y acopiar recursos.

1 Enfermería Familiar y Social. Castro Torres, 2004. Escuela de Ciencias Medicinales.

2 Cómo Educar un Adolescente. Martín Soria, 2013. Education