4

minutos de
lectura

Por qué no generar basura te hará más rico

La economía circular puede beneficiar a tu bolsillo y a todo el planeta

Cuando dicen “economía verde” se piensa en el color de los dólares. Pero el término se ha referido, generalmente, a aplicar principios de la ecología en la administración de la riqueza. 

Una idea típica de esas tendencias es, por ejemplo, que las empresas produzcan con el menor impacto ambiental.

Bien. A partir de esos conceptos se han buscado nuevas fórmulas de producción y de consumo, hasta llegar a un término que cada día cobra mayor popularidad: economía circular.

¿Economía basada en monedas redondas? No. Se llama así para distinguirla de la economía común y corriente, que también se llama lineal. Esto es: en la economía tradicional, alguien fabrica un producto, que se distribuye, se vende y se consume. Y todo lo que quede de ese producto una vez que fue usado se convierte en basura que, en el mejor de los casos, irá a un relleno sanitario y en el peor, flotará en los mares junto con el oso polar y su trozo de iceberg, como ocurre en la foto más famosa del mundo.

La economía circular propone, en cambio, que cada objeto que se fabrique considere, desde que se planea, su reciclaje y reutilización. Desde los materiales que se elijan para su armado deben considerarse para retornar a la naturaleza sin dañarla, o para ser reutilizados todas las veces que sea necesario, para construir otros productos y nunca generar basura.

Los restos orgánicos de las frutas y verduras, por ejemplo, se convertirían en composta (eso es fácil). Algunos desechos animales se transformarían en biomasa para generar energía, mientras que elementos no biodegradables, como algunos plásticos y metales, se acopiarían para usarse de nuevo en más productos.

La idea es muy buena, si bien avanza lentamente pues la mayor parte de las veces requiere de tecnología para procesar los materiales.

Ahora te preguntas cómo sirve todo eso a tu bolsillo. La idea es que mientras el futuro circular nos alcanza, recicles y reutilices tus objetos, para sacarles el máximo provecho y no generar basura. Tus gastos serán menores que si compras objetos nuevos cada vez. 

Cómo le hago

Si quieres poner en práctica algunos principios de la economía circular en tus finanzas:

La Fundación Ellen MacArthur quiere acelerar el cambio hacia la economía circular. Tiene varias publicaciones al respecto. Son gratuitas, aunque la mayoría están en inglés.