4

minutos de
lectura

Por qué los seguros le hacen bien a tu salud

Con estos instrumentos financieros, el bienestar del futuro se traduce, desde hoy, en tranquilidad mental y económica

Preocuparse por dinero es una de las actitudes más comunes. Algunas veces esa intranquilidad rebasa los límites de lo tolerable para transformarse en estrés financiero, que puede llegar a manifestar en insomnio, pensamientos obsesivos, tics o ataques de ansiedad. A veces se convierte en un verdadero problema de salud.

Desde inicios de 2017 el estrés ya se reconoce incluso en la Ley Federal del Trabajo, como un factor que merma la productividad y el bienestar general de las personas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define así  la salud mental:

“Es el estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”

En pocas palabras, lo diametralmente opuesto a lo que vive una persona cuando afronta estrés constante. La misma OMS reconoce que la salud mental individual se determina por múltiples factores sociales, psicológicos y biológicos y que las presiones socioeconómicas persistentes constituyen un riesgo bien conocido para la salud mental de las personas y las comunidades.

De ahí que los seguros guarden un papel de triple importancia para quienes los contratan.

1. Resguardan Vida y Salud

La finalidad de quienes adquieren estas coberturas es que haya un capital que les apoye en momentos difíciles e inesperados.

Por ejemplo, un jefe de familia decide dejar protegidos a sus allegados en el caso en el que él llegue a faltar. O bien, una persona quiere tener respaldo si por alguna razón debe someterse a un tratamiento médico.

Contar con estos seguros no solamente brinda la tranquilidad de una suma asegurada: también implica la orientación de Asesores especializados y una red de servicios que apoyan a la familia y al contratante.

2. Construyen patrimonio

Productos como los de Vida y de Retiro ofrecen, además de cobertura y protección, espacios de inversión para aumentar el capital de sus contratantes.

3. Benefician a la sociedad

A medida que los individuos están protegidos, forman capital y se hacen cargo de sus niveles de riesgo, hechos que, por una parte, conforman grandes grupos de gente con finanzas saludables que pondrán a circular su dinero. Por otra parte, desahoga presión sobre el gasto público que debe brindar hospitales y pensiones a toda la población.

Todos estos elementos dan tranquilidad a los contratantes de los seguros: hay un respaldo para sí y para sus seres más allegados. Ese bienestar se asimilará en su economía y en su salud mental, además de reflejarse en su vida productiva.

Son pilares de las finanzas personales saludables: justo lo que le recomendará su médico, además de hacer ejercicio y comer sanamente.

Pocos los aprovechan