3

minutos de
lectura

Por qué dar crédito a las millennials es una gran idea

La Mujer Maravilla es una buena metáfora para hablar sobre la fuerza laboral y el poder financiero que tienen estas nuevas generaciones

Las mujeres reinvierten 90% de sus ingresos en sus familias y comunidades, de acuerdo con estimaciones de la organización latinoamericana Pro Mujer. De ahí que instituciones públicas y privadas busquen cada día más empoderar a este grupo poblacional a través de distintos modelos de financiamiento para que inicien y expandan sus propias empresas.

Esta realidad es mucho más tangible para las millennials (nacidas entre 1980 y 1996) pues actualmente tienen en sus manos más herramientas productivas que la mayoría de las mujeres de las generacionespasadas.

1. Las más emprendedoras. La consultora Accenture, en su reporte “Alcanzar la equidad: Cómo lo digital ayuda a cerrar la brecha de género en el trabajo”, encontró que 93% de las mujeres de esta generación en México quiere comenzar un negocio en un periodo no mayor a cinco años. Eso es más que en Brasil (67% quiere abrir un negocio propio), Argentina (60%) y Estados Unidos (59%).

Como se observa en los porcentajes, las mexicanas son las más ambiciosas de la región latinoamericana y buscan empoderarse a través del emprendimiento.

2. Preparadas para el reto. Ese mismo estudio de Accenture señala que 85% de las mexicanas aspiran a conseguir puestos gerenciales, direcciones o presidencias. De ahí que se preparen con posgrados y especialidades.

3. Inmersas en el ambiente digital. Uno de los detonantes de la productividad en este tiempo es el uso del universo electrónico aplicado a distintos campos y en la vida cotidiana. Ellas son nativas digitales, comenta la consultora PwC en el informe titulado "Las mujeres millennials: Una nueva era de talentos".

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) señala que en las naciones en vías de desarrollo, a medida que aumentan los ingresos y activos en manos de las mujeres, la mayoría de éstos se destinan a la alimentación, la salud y la educación de los hijos, lo que claramente se traduce en un aumento de la productividad.

Todo se suma para formar un panorama de seguridad económica para el país y sus nuevasgeneraciones.