4

minutos de
lectura

Pónte en forma y acomoda tus ideas. Luego, ¡deduce!

Tienes cuatro meses para aprovechar estas ventajas fiscales a tu favor. Ve con todo por tu salud

Parte de lo que casi siempre ocurre después de Navidad es… engordar. O ponerse sentimental por las fechas. Bien, si te da por seguir cualquiera de las dos costumbres, este año puede ser diferente.

Estás muy a tiempo. Antes de empezar las fiestas decembrinas, ve al nutriólogo, también al psicólogo y luego dedúcelo de impuestos en tu declaración anual en marzo de 2018.

Los contribuyentes suelen olvidar que justo en 2017 se autorizó que los gastos de nutriólogo y psicólogo sean deducibles de impuestos en el reporte anual para Hacienda.

Y es que no hay que perder de vista que en México...

Si observas la estadística, el sobrepeso y algunos trastornos psicológicos afectan a un importante número de mexicanos. De ahí que se trate de impulsar su cura y prevención alentando a las personas a que acudan a consulta de profesionales para ser atendidos.

Hay otra manera de procurar tu salud y al mismo tiempo obtener ventajas fiscales: contratar un Seguro de Gastos Médicos Mayores, que también es deducible de impuestos. Protegerás tu salud y tu cartera.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), otros gastos personales que son deducibles de impuestos -siempre y cuando los pagues con tus tarjetas y presentes las facturas- son:

Mantén en orden finanzas personales y aprovecha al máximo todo lo que beneficie a tu salud.

 

Fuente estadística: Organización Mundial de la Salud (OMS)