5

minutos de
lectura

Más vale seguro en mano

Las cifras no mienten: casi la mitad de los seguros que se venden en México son para proteger un automóvil, mientras que solo 16% son de vida.

En México conmemoramos el día de Muertos con rezos, descanso y comilonas. Tenemos dichos que hacen referencia a la muerte como “El muerto al pozo y el vivo al gozo”. Pero en realidad, ¿qué tanto nos ocupamos los mexicanos de resolver ese trámite obligatorio por el que pasaremos todos?

Brasil, Chile y Panamá son países donde la penetración del seguro de vida es más alta que en México. Así que no hay mucha congruencia entre lo que festejamos con lo que planeamos para el momento en que no estemos más en el planeta.

En México, 7.8 millones de personas tienen un seguro de vida. Eso es sólo 16% de la Población Económicamente Activa –o sea, los que llevan el dinero a casa– o 6.5% de los 119 millones de habitantes del país.

Y cuando la persona que mantiene la casa no resuelve el tema de su muerte y ausencia, la responsabilidad recae en los familiares, que también sabemos no son muy ahorradores.

De esos 7.8 millones de personas aseguradas, el producto que tienen es de vida individual, ese que contrata uno mismo y le paga a una familia en promedio 374,000 pesos si algo pasa, al igual que los seguros con los que muchas empresas cubren a sus empleados, que pagan al menos 114,000 pesos.

Nadie se quiere morir, pero el riesgo de sufrir un accidente existe, y la posibilidad de dejar desprotegida a tu familia si algo te pasa, también. Y así como hay dichos para la muerte, habríamos de acuñar algunos nuevos para la prevención como “Más vale seguro en mano…”

En el mercado financiero hay muchas opciones que se pueden ajustar al nivel de ingresos de cada persona para que, puedan proteger a su familia, tanto como al auto.