3

minutos de
lectura

Impreso o digital: papelito habla

Parte de la cultura de la previsión es dejar los acuerdos por escrito, y además tener los documentos actualizados y a resguardo

De acuerdo: a casi nadie le gusta hacer trámites de cualquier tipo. Pero si a ello le sumas que cada vez que tienes que hacer papeleo simplemente no recuerdas en dónde dejaste los documentos, pues el reto se vuelve mayúsculo.

Por eso tantas personas procastinan algunos trámites y otras tantas no dejan sus acuerdos y derechos por escrito. Como esto es fundamental para las finanzas personales y que también es una forma de proteger tu patrimonio y a los tuyos, repasemos cuáles son los documentos más importantes y cómo tenerlos a resguardo.

1. Momento de ordenar

Si el espacio en el que guardas los papeles importantes parece una bodega para reciclaje lo primero que hay que hacer es ordenarlos. Separa los documentos inservibles y viejos. Tritúralos y tíralos a la basura o llévalos a donde reciclan archivo muerto.

2. Conserva lo útil

Los documentos que son comprobantes de pago, de cuentas bancarias y de identidad deben conservarse. Algunos por todos los años (como el CURP o tu RFC, por ejemplo), pero otros solo de manera temporal. Clasifícalos y pónlos a resguardo.

3. Vuélvete digital

Una manera de evitar la acumulación de papeles -y además de contribuir al medio ambiente al no generar basura- es solicitar que todos los recibos y facturas posibles te lleguen de manera digital.

Ya será cuestión de que en tu correo para estos fines abras carpetas y distribuyas en cada una los documentos conforme te lleguen.

4. … Y digitaliza

Los documentos más importantes y los que comúnmente te solicitan para trámites puedes digitalizarlos y guardarlos en tu disco duro así como en tu almacenaje en la nube. Podrás enviarlos por correo y evitar imprimir, y también los tendrás siempre a la mano cuando los necesites.

Eso sí: resguárdalos con una contraseña hipersegura y nunca los descargues o manejes en computadoras públicas.

En su formato digital o impreso, es muy importante que tengas tus comprobantes en orden, tus documentos personales a resguardo y elementos como declaraciones de impuestos y contratos bien actualizados y con todos tus datos correctos. Es una forma de protegerte.

Recuerda, también, que debes dejar muy en claro quiénes son tus beneficiarios (en el caso de todos tus seguros, cuentas de ahorro, retiro e inversión). Así proteges a tus seres queridos.

La frase popular dice: “Papelito habla…”, en tanto los acuerdos y comprobantes por escrito tienen un peso legal. Úsalos, ordénalos y resguárdalos. Verás que el siguiente trámite ya no parecerá tan pesado de realizar.