4

minutos de
lectura

En la salud femenina, entre más temprano ¡mejor!

La revisión de los senos debe ser mensual y permanente. Así, de ser el caso se logrará una detección temprana de cáncer de mama. Aquí, el tiempo hace una diferencia de vida

En octubre, una campaña de salud pública nos recuerda la importancia de que las mujeres ausculten sus senos para detectar cualquier elemento fuera de lo común para que, de ser el caso, lo reporten a su médico.

Ahora bien, este recordatorio nos debe servir para absolutamente todos los meses del año: la exploración y seguimiento médico son factores vitales para salvar una vida en caso de que se presente cáncer de mama.

Digámoslo de una manera más contundente: encontrarlo a tiempo inclina la balanza a favor de la salud. Y entre más tiempo pase, ese peso favorable va perdiéndose.

La detección oportuna del cáncer de mama es clave para la recuperación de la mujer: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Justo en el principio

Muy bien, pero ¿cómo saber si se detecta a tiempo? En este caso, la puntualidad se refiere a que se note antes de que las células cancerosas se extiendan por más zonas del cuerpo.

Así es como los médicos lo clasifican: los cánceres en fases tempranas se identifican como etapas y luego van desde etapas 1 a la 4. Algunas de las etapas se dividen aún más en subetapas usando las letras A, B y C.

Después del diagnóstico de cáncer de seno, los médicos averiguarán si el cáncer se ha propagado y si es así, a qué distancia. A este proceso se le llama de clasificación por etapas. La etapa de un cáncer ayuda a saber qué tan grave es el cáncer y la mejor manera de tratarlo.

Como ves, en este asunto -como entre tantos otros- la puntualidad es decisiva. Explórate y si notas algo que te inquiete, ve con el médico. Cada día cuenta.

Los exámenes más comunes

Si en tu exploración cotidiana encontraste algo que reportaste a tu médico, ahora ese profesional de la salud te pedirá pruebas de laboratorio sobre ambos senos, como:

  • Radiografías de tórax
  • Mamografías
  • Ultrasonidos o tomografías
  • Biopsias

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)