4

minutos de
lectura

Emprenderás mejor si estás en armonía con tu bolsillo

Las finanzas personales del dueño afectan directamente el desempeño de un negocio. No lo pierdas de vista: es importante cuidar cada aspecto

Una de las reglas básicas del emprendimiento indica que es necesario que desde el plan de negocios se contemple un pago mensual al dueño de la empresa, para que de esa manera pueda subsistir mientras obtiene ganancias.

También es una forma de preservar su compañía, pues no tendrá la tentación de “comerse” todo lo que, primero, deberá reinvertirse para que la firma crezca.

Más allá de las recomendaciones de libros de texto, esta regla básica debe aplicarse para evitar otros riesgos para la recién nacida empresa y que pocas veces suelen considerarse:

1. Reputación crediticia

¿Le prestarías dinero a una empresa sabiendo que su propietario tiene un récord negativo para pagar sus deudas? Exacto. Las empresas de financiamiento tampoco.

Es cada vez más común que los consorcios tomen en cuenta las referencias crediticias tanto de su dueño como de la empresa en sí misma para aceptarlos bajo su sistema de proveedores.



2. Familia en orden

Así como no es recomendable que los emprendedores traigan parentela al negocio solamente porque “son familia” -es decir, que no tienen las habilidades o talentos requeridos para la empresa- tampoco es sano que la familia pueda intervenir en el manejo financiero o la toma de ganancias.

¿Cómo lograrlo? Al tener en su presupuesto individual los rubros necesarios para cubrir los gastos familiares. También se sugiere separar el dinero de la empresa y el dinero para su casa. Así se mantendrán sanos ambos territorios.



3. Di no al derroche

El desperdicio y los gastos superfluos son enemigos de las finanzas, tanto las personales, como las empresariales. En contraste, las compras planeadas y estratégicas siempre serán convenientes para la economía.

Cuando un emprendedor asume esas prácticas funciona como un buen ejemplo, tanto en su negocio como en casa.



Estas bases de orden en las cuentas y congruencia en la vida personal y laboral son pilares sólidos para el emprendimiento. Ponlas a prueba: no hay nada por perder y sí mucho por ganar.

Retos básicos

Fuente: “Radiografía de la Empresa Familiar en México”, de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) 2017.