4

minutos de
lectura

Ellas ahorran más y mejor

Análisis, información y disciplina son características que definen a las mujeres como ahorradoras. ¿Y como inversionistas?

“Las mujeres ahorran más y mejor ya que tienden a vincular su necesidad de ahorro con sus familias”, dice Mary Ellen Iskenderian, directora del Women’s World Banking (WWB), una asociación que ayuda a las mujeres a emprender.

Según esta organización no gubernamental, 39% guarda una parte de sus ingresos en comparación con sólo 32% de hombres que hace lo mismo. Y es más probable que una mujer ahorre pensando en la escuela de los hijos y que un hombre lo haga pensando en comprar más adelante algún artículo de lujo, según datos del WWB.

Con esta afirmación la organización no pretende establecer prejuicios de género sino destacar algunas ventajas de las mujeres en su manera de ahorrar y de invertir.

Según la autora Lou Ann Lofton, que analizó el comportamiento de inversionistas de los dos géneros:

De qué pie cojean

Aunque son grandes ahorradoras, también las mujeres tienen una desventaja. Como desconfían de su capacidad de ahorro, no siempre invierten su dinero y prefieren dejarlo en lugares más seguros aunque no obtengan buenos rendimientos.

Esta información la reveló Lou Ann Lofton en el libro  Warren Buffet Invests Like a Girl. Warren Buffet es uno de los 10 hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes, y es famoso por su estilo de invertir. Resulta, según Lofton, que su actitud es más compartida por las mujeres inversionistas, que planean a largo plazo, que por los hombres inversionistas, que quieren mostrar que pueden ganar más que los demás en poco tiempo.

Ventaja tras ventaja

Las mujeres un perfil de ahorradoras que deben aprovechar. Algunas de estas virtudes son: