5

minutos de
lectura

Regala el mundo a tus sobrin@s

Si te tomas muy en serio el papel de la tía favorita o el padrino súper poderoso, existe un instrumento de ahorro e inversión que hará la diferencia en la vida de los peques

Tanto en la ficción como en la realidad esto ocurre: hay tíos y padrinos que son un pilar en la vida de los menores que protegen. Son sus segundos padres y madres.

Juegan con ellos, les ayudan con las tareas, les compran los juguetes y todos los helados --los echan a perder a la buena, pues. También son los mejores consejeros y paños de lágrimas conforme los niños crecen.

Si eres un tío o tía profesional, o un padrino/madrina de primer nivel, esto te interesa: un instrumento financiero en el que puedes depositar una cantidad anual para que los niños y niñas tengan un apoyo para ir a la universidad.

Se llama Segubeca y debe contratarse por los padres o tutores legales de los menores. Una vez concluido el trámite puedes cooperar cuando se hagan las aportaciones anuales.

Vale la pena que lo hables con los padres de tu sobrin@ o ahijad@, pues cuando se contrata este producto ellos reciben, además, protección en caso de invalidez total o permanente.

Es otras palabras: con este regalo financiero contribuyes al bienestar de toda la familia.

Cómo funciona

Son cuatro pasos. Pueden seguirlos en equipo. O bien, ellos lo programan y los ayudas después.

1. Los padres deciden cuánto quieren reunir para la educación universitaria de sus hijos. Junto con su Asesor de Seguros analizan, con base en la edad del menor y la institución a la que desean que asista, cuánto hay que reunir a través del tiempo.

2. Se hace el trámite para iniciarlo y se fija si se quiere aportar el ahorro por mes, trimestre, semestre o de forma anual.

3. Los depósitos van haciéndose conforme lo acordado.

4. Al llegar a la edad universitaria se entrega el dinero para que la familia lo administre. También puede especificarse que la aseguradora lo administre para que el hijo reciba un ingreso constante a partir de los 18 años, con todo y los rendimientos que se generan.

Como ves, el mecanismo es fácil de seguir, tiene múltiples beneficios y si se comparte entre los tutores y tú. 

Al hacer esto considera que también contribuyes al desarrollo del país a través de la educación.

Toma en cuenta que entre los mexicanos de 18 a 24 años de edad:

En más de un sentido, los tí@s y padrinos/madrinas profesionales tienen el mundo en sus manos.

*Fuente: Panorama de la Educación 2015, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).