4

minutos de
lectura

Salud, dinero y… ¿Salud?

Si uno de tus propósitos para este 2018 es lograr un óptimo estado de salud, no hay manera más segura de hacerlo que complementar tu rutina de ejercicio y dieta sana, con un instrumento financiero que no solo te ayude a proteger tu salud, también tu dinero

No es casualidad que bajar de peso y entrar al gimnasio sean los propósitos más comunes de Año Nuevo, todos queremos iniciar el año saludablemente (y de paso vernos mejor). Pero proteger nuestra salud no solo es cuestión de estética.
Hay muchos factores que podrían afectarla y poner en riesgo tu economía.
A continuación te mostramos cómo puedes protegerte a lo largo del año:

Invierno

La clave es un mantener tu sistema inmunológico fuerte. Modifica tu alimentación, promoviendo el consumo de líquidos y alimentos ricos en vitamina C. Que todas tus comidas incluyan algún líquido caliente y, de preferencia, haz ejercicio bajo techo para evitar largos periodos de exposición al aire frío.




Primavera

Si eres alérgico al polen y esporas de la temporada, acude a tu alergólogo para que te prepare en la transición estacional.

La llegada de temperaturas templadas promueve el inicio de actividades físicas al aire libre, aunque todavía con suéter ligero, para amortiguar los cambios bruscos en el clima que caracterizan esta época del año.



Verano

¡El sol llegó! Aunque el uso de bloqueador solar se recomienda todo el año, en verano toma relevancia, pues es la época con mayor radiación solar. No olvides aplicarlo antes de salir de casa, y traer contigo una versión de bolsillo.




Otoño

Llegó el momento de fortalecer tus defensas para el invierno. Incrementa el consumo de vegetales, crudos de preferencia, probióticos, y alimentos ricos en vitaminas B, C y D. Pasado el verano y de frente al invierno, es un buen momento para un check up anual.




Estas recomendaciones de salud se complementan con un factor muy importante para el bienestar: la tranquilidad. Sin duda, algo que te ayudará a contrarrestar el estrés cotidiano es disminuir la preocupación de cómo solventar si tú o tus seres queridos llegaran a enfrentar una emergencia médica.

En este caso, los Seguros de Gastos Médicos Mayores son la solución. Representan una alternativa de cobertura hospitalaria y un apoyo para afrontar el lado económico de una emergencia o de una enfermedad.
Por eso es por lo que las buenas prácticas de salud deben complementarse con este apoyo para los individuos y las familias.

Si es tu caso, no dudes en contratar esta cobertura cuanto antes, pues las pólizas de Gastos Médicos Mayores tienen beneficios adicionales como descuentos en medicamentos, consultas y vacunas; servicio de médico en casa, asistencia médica telefónica, tratamientos dentales básicos, e incluso atención psicológica.

Depende de cada póliza el alcance de estas ventajas, no olvides preguntar por ellas.

Ahora sí, tienes todas las herramientas para volverte un crack de la salud en 2018.

Que tus propósitos de salud no se queden en buenas intenciones. Pídele a tu Asesor Profesional de Seguros que te asesore para elegir el Seguro de Gastos Médicos ideal para ti, o bien llama al 01 800 505 4000 para que te den toda la información que necesitas.

*Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros, (Condusef).
Otras fuentes: Con datos de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, de acuerdo con información de Nature Comunications.