3

minutos de
lectura

¡Activa tu fondo de emergencias!

Los recientes acontecimientos naturales nos hacen reflexionar acerca de la importancia de contar con este apoyo para imprevistos

Algunos expertos dicen que debe equivaler a tres meses de tus gastos. Otros, que a un semestre de los mismos. Lo cierto es que todos los estudiosos de las finanzas personales señalan la importancia de contar con una suma de dinero que pueda usarse para emergencias.

Esto es lo que popularmente se llama: “Tener un colchoncito para…”.

¿Por qué es tan importante? Porque si surge un imprevisto y no tienes dinero para solucionarlo, lo más probable es que debas acceder a un crédito con una tasa de interés que puede ir del 25% al 50%. O que gastes tus ahorros en ello y te quedes vulnerable.

Antes de revisar algunas sugerencias para armar este fondo tan importante, hay que apuntar una verdad esencial: no hay fondo de emergencia que alcance para afrontar un gasto catastrófico.

En el caso de una enfermedad de largo tratamiento, de un accidente u operación, de un evento que dañe tu auto o tu casa, un fondo de emergencia será siempre insuficiente.

Lo sano para tus finanzas es que cuentes con Seguros que resguarden tu persona y tu patrimonio. Por ejemplo, un Seguro de Gastos Médicos que te respalde en operaciones o tratamientos de salud.

Así que lo primero es que te resguardes con esos servicios. Y una vez que lo hayas hecho formes tu fondo de emergencia con estos pasos:

Como observas, armar este tipo de apoyo no es nada difícil. La primera vez que tengas que utilizarlo darás las gracias por contar con ese dinero… ¡ah! eso sí: comprométete a reponerlo en cuanto te sea posible: es uno de los pilares de las carteras sanas.

Ahorra en los buenos tiempos

El mejor momento para reunir dinero para las emergencias es cuando… no lo necesitas. Usa tus buenas rachas de ingreso en abastecerte para los tiempos difíciles.