4

minutos de
lectura

5 conexiones con el ahorro doméstico

El dato aparece en el recibo de la luz cada bimestre, pero para muchos pasa a oscuras: la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene diferentes tarifas de acuerdo al uso y consumo de la energía en promedio.

Entre más energía consumes, menos te subsidia. Por el contrario, si mantienes el consumo bajo, más descuento de pago te hace. Para evitar que caigas en el rango de “alto consumo doméstico”, puedes tomar en cuenta estos pasos.

Entre más energía consumes, menos te subsidia. Por el contrario, si mantienes el consumo bajo, más descuento de pago te hace. Para evitar que caigas en el rango de “alto consumo doméstico”, puedes tomar en cuenta estos pasos.

1. Conoce tus electrodomésticos. Identifica los que consumen más energía, y manténlos apagados y desconectados mientras estén fuera de uso.

2. Cuida tus cables. No utilices cinta ni otros materiales para reparar cables desgastados o para hacer conexiones caseras, pues un cable reparado puede presentar fugas de electricidad y también es peligroso. Si está dañado, compra uno nuevo o contacta a un electricista certificado para revisarlos.

3. Cierra el refri. Cerciórate que la puerta cierra herméticamente, para que el aire frío se mantenga en el interior. De lo contrario, demandará más energía de la necesaria.

4. No abuses de los contactos. Evita sobrecargar la instalación eléctrica de tu casa con contactos múltiples o utilizando extensiones o adaptadores. Esto, además, también crea un riesgo de corto circuito.

5. Busca opciones LED. Cambiar tus focos tradicionales por iluminación LED, además de cambiar el ambiente de tu casa, te proporcionará un importante ahorro en tu factura de luz.