4

minutos de
lectura

Salva la amistad: cuentas claras

Las 3 recomendaciones que ayudarán a limar asperezas al hacer el balance de gastos.

Hay amigos que todo lo gorrean. Y otros generosos que siempre invitan. Entre los dos extremos está el espectro de todos los demás: los que siempre se van a michas, los que a veces se olvidan de pagar, los de hoy por ti, mañana por mí…

Si bien el cariño siempre está presente, también es cierto que hay veces que el bolsillo sufre cuando no se regulan los gastos que se hacen al salir. Y no hablamos de poco dinero. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGASTO) 2015 -sí, la más reciente- los mexicanos gastamos, en promedio 8.3% del presupuesto mensual en restaurantes y hoteles  y 5.1% en recreación y cultura.

Sí que vale la pena regularlo para no meterse en líos financieros. Ni en problemas de amistad. ¿Cómo lograrlo? Como haría cualquier persona madura del siglo XXI: sin confrontaciones y con Apps en sus teléfonos o tablets :).

También con algunos consejos de protocolo para dividir gastos, que hasta son tema de libro.

Toma pantallazo:

1. La App más útil. Si te das una vuelta por las tiendas de aplicaciones para móviles, encontrarás que hay decenas que prometen ser las mejores para compartir gastos en grupo. Ahora bien, la más recomendada es Splitwise. Lo mismo te servirá para gestionar gastos con tu roomate, que en viajes grupales o, simplemente, para enviarle un amable recordatorio al amigo-la-amiga que te debe el cambio.

Es gratuita y está disponible para iOS y Android. Ahora bien, hay muchas otras Apps para las mismas funciones, es cuestión de que las pruebes (Slice, Plates, Tricount…)

2. "Usted primero, por favor".  Así se llama el libro de Caroline Tiger, editorial AMAT, en donde nos ilustra del protocolo social para compartir los gastos. El resumen es así: si la salida es entre amigos “informales”, la cuenta con propina se divide a partes iguales. Si alguien insiste en pagar, la próxima vez corresponderá al invitado cubrir el gasto.

Pero si uno de los comensales es más joven que el otro y tiene una menor capacidad de pago, corresponde al que le va mejor absorber la cuenta. Si quieres más detalles, el libro está disponible en versión electrónica en librerías en español.

3. Hablar en corto. Si hay algún tipo de reclamo, sugerencia u observación sobre el dinero y la amistad, hay que aclararlo con el/la amig@ pero en privado. Sin las parejas, sin los otros amigos. Eso permitirá que lleguen a un acuerdo sin que nadie se sienta expuesto.

Ahora sí: armado para hacer las cuentas claras y lograr amistades largas.