4

minutos de
lectura

Protégete del robo de identidad

El intento de robo de identidad ahora también se da con llamadas telefónicas. Entérate del procedimiento para que te cubras: es por tu seguridad

Suena el celular: te ganaste un premio. Solo tienes que marcar con el teclado telefónico los dígitos de tu tarjeta de crédito para corroborar tu identidad y te darán la dirección para que vayas a recogerlo.

No, espera. No es eso. Más bien te llegó un mensaje SMS (sí, todavía existen) avisándote de una compra con tu tarjeta en las Islas Vírgenes por 400 dólares. De no ser tuya esa operación, da clic en ese enlace para levantar una denuncia que impida que te hagan el cargo.

Si te suena conocido cualquiera de esos procedimientos es porque, seguramente, has sido candidato -y ojalá que no víctima- de vishing, que es uno de los fraudes más comunes en la actualidad para robar información financiera.

¿Qué buscan quienes hacen estos fraudes? Es simple: que sea el propio usuario quien les dé información que ellos puedan usar para sus propios fines. Dado que infiltrarse a los esquemas de seguridad de las instituciones les toma muchos recursos, pues el engaño al cliente les parece más sencillo.

Esto hay que tenerlo claro para subir la guardia. Es tan común este tipo de robo de información, que las instituciones de verdad no envían comunicados, ni llaman por teléfono para pedir información sensible a los usuarios.

Pare, Mire, Llame…

Este fenómeno está ocurriendo en todo el mundo. Estados Unidos no es la excepción. Así que el Departamento de Justicia de ese país ha empezado una campaña que puede ser útil para cualquier persona. Se llama: “Pare, mire, llame” e implica seguir tres momentos que pueden salvarte de caer en un engaño.

Ahora bien, ¿qué hacer si ya caíste en la trampa? Comunícate de inmediato con la institución de la que te robaron datos y pídeles que te ayuden a resolver el problema.

Si te robaron tus datos personales -como, por ejemplo, documentos con tu identidad- debes acudir al Ministerio Público y levantar una denuncia.

Tener presente esta información te ayudará a desarrollar hábitos de protección con respecto a tus datos personales. Al cabo de un tiempo de practicarlos, ya formarán parte de tus medidas de seguridad cotidianas.